Uncategorized

Mamá: Esa niña quiere jugar conmigo, pero su papá no la deja, ¿por qué?

Es inconcebible en la mente de un niño llegar a una fiesta infantil, llena de juegos y millones de cosas divertidas para hacer y no poder correr desbocadamente para subirse y brincar por todos lados con el resto de los invitados.

¿Recuerdas cuando eras niño?, ¿a qué te gustaba jugar?, ¿quién era tu personaje favorito?, ¿alguna vez intentaste ser como él o tener sus súper poderes?

A mí me encantaba jugar a los astronautas, recuerdo que mis papás nos llevaban de vacaciones a un lugar increíble lleno de albercas, una de ellas era rectangular y se conectaba con muchas otras; entonces yo, la hermana mayor, le indicaba al otro tripulante de la nave, mi hermano menor, que se preparara para iniciar la expedición  y de un clavado aterrizábamos en la luna  (la alberca rectangular) y empezábamos a recorrer todos y cada uno de los  otros  cráteres (albercas)  del lugar.  Brincábamos, nadábamos y corríamos por todos lados, la verdad éramos incansables, pobre de mi madre, pero nos divertíamos mucho siendo niños.

Hace un año me invitaron a trabajar en el proyecto de Family Doc y poco a poco me fui involucrando con el mundo de los doctores y la salud, fue entonces cuando me enteré de que existe Story Box: un proyecto dedicado a llevar entretenimiento y diversión a los niños, que por razones de salud, están hospitalizados por largos periodos o  visitan frecuentemente el hospital, porque necesitan recibir tratamientos o que les hagan estudios para ver la evolución de su enfermedad.

Claro, como todos, yo había escuchado hablar de los niños con cáncer, leucemia y otras enfermedades infantiles, pero nunca había estado tan cerca y hecho conciencia de su situación.

¿Puedes imaginar a un niño que tiene ganas de jugar a ser Avenger, subirse a la silla para brincar y desde ahí salvar al mundo, conectado por muchas horas a un tubo que le administra medicamento?

O un niño que desde siempre va casi de madrugada a que le hagan resonancias magnéticas y muchos otros estudios en lugar de levantarse temprano para ir a la escuela, derecho universal de todos los niños.

O ser mamá y tener que regañar a tu hijo porque quiere correr atrás de una pelota, pero sabes que al hacerlo su corazón no resistirá. Yo ya no lo recordaba, pero cuando estaba en el kínder había una niña que tenía un problema en el corazón y nunca la dejaban jugar, mi mamá me explicó muchas veces que estaba enferma y que no la pusiéramos a correr, pero ¿cómo le explicaban a ella que no corriera?

Con motivo del día niño, decidimos dedicar este post para entrevistar al equipo que hace posible que muchos pequeños que pasan hora, días y tal vez años en hospitales pediátricos públicos de México tengan un espacio de entrenamiento y por un momento los haga olvidar que no siempre su mamá los deja jugar.

Si quieres ser parte de esta gran labor, te comparto los datos de contacto del equipo Story Box, hay muchas formas de ayudar, desde dar un donativo hasta convertirte en voluntario  y ser el próximo encargado de repartir las palomitas antes que empiece la función.  Lo único que necesitas es querer hacerlo.

Eli Vargas

PM de Family Doc


Contacto: Cris Olmos

Tel:55-6803-70-17

Mail: c.olmos@produciendocompromisos.org

Donativos

NOMBRE: NIDO SOCIAL A.C.
BANCO: SANTANDER
CUENTA: 65 – 5055 2996 – 4
CLABE: 0141 8065 5055 2996 48

Sigue el proyecto en  redes sociales

facebook  https://m.facebook.com/hospitalstorybox/

Instagram https://www.instagram.com/storybox_mx/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *